¡Hola amig@s!

Hoy os traemos un rico postre típico de la cocina austriaca y del sur de Alemania cuyo orígenes provienen de recetas de los postres bizantinos, armenios y turcos.

El Apfelstrudel de manzana y plátano es uno de los postres austriacos más conocidos. En cualquier cafetería, pastelería o restaurante austriaco es un postre que encontraréis en la carta. Curiosamente no es un postre muy calórico puesto que la gran cantidad de manzana lo hace bastante ligero.

El Apfelstrudel se servía en la antigüedad como un alimento para la gente pobre. Las raíces de este pastel se sitúan en el árabe y armenio Baklava. Su receta pudo haber provenido de los soldados jenízaros del Imperio otomano que, tras la conquista de Bizancio dn dl año 1453 sobre los Balcanes, se dirigieron hacia Viena. La cocina vienesa desarrolló este plato y lo mejoró hasta llegar a ser lo que conocemos hoy en día.

Encontraréis muchas formas de elaborarlo, con masa de hojaldre, con masa quebrada pero la receta autentica es realizada con una masa filo como base,como veréis la masa filo es demasiado fina y se rompe facilmente  pero a base de realizarla aprenderéis la técnica ;P

 

INSTRUCCIONES

Preparación del masa: En un bol mezclamos la harina, el agua y el aceite hasta obtener una masa uniforme

Dejamos reposar tapada con papel film durante una hora

Preparación del relleno: Pelamos y picamos la manzana y el plátano. Lo volcamos en un bol y le añadimos añadimos el zumo de limón juntamente con la stevia.

Añadimos las almendras laminadas ( reservamos unas cuantas) y las pasas y lo volvemos a mezclar. Reservamos y dejamos reposar la mezcla.

Preparación del apfelstrudel: Ayudándonos con un rodillo y las manos estiramos la masa lo más fina posible

Una vez estirada la masa colocamos la mezcla de las frutas encima de ella, y después espolvoreamos la canela molida. Luego doblamos para tapar por encima la fruta.

Antes colocar en el horno  pintamos cuidadosamente la bandeja del horno con huevo, de esta forma evitaremos que la masa fina se rompa.

Espolvoreamos la masa con el sobrante de almendras laminadas. Introducimos en el horno precalentado a 180ºC  y  horneamos por espacio de una hora.

Pasado este tiempo y cuando este bien dorado retiramos nuestro apfelstrudel del horno y lo dejamos enfriar durante 20 minutos

Este postre se sirve templado y queda muy rico con helado de vainilla sin azúcar por encima , también podemos decorarlo con un poco de edulcorante o stevia.

INGREDIENTES