¡Hola chic@s!

Hoy os traemos un postre típico de la gastronomía de un montón de países, el arroz con leche.

Es un postre delicioso y sano que se puede servir frío o caliente. Consiste en cocinar lentamente el arroz en leche y se le puede espolvorear canela, vainilla, chocolate, etc.

El arroz con leche es un plato muy tradicional, por lo que es bueno que la conozcáis para que no se pierda la costumbre :p

Pero como casi todas las recetas populares, sus variaciones son múltiples, por eso hemos escogido la que creemos más deliciosa y fácil de hacer.

Truquillos

  • Si queréis que el resultado final quede más cremoso podéis cambiar el litro de leche por 800 ml. de leche desnatada y 200 ml de nada líquida  sin azúcar.
  • Cuanto más mováis el arroz más espeso quedará una vez frío
  • Se puede conservar un par de días en la nevera e incluso cuanto más rato repose más delicioso estará

 

INSTRUCCIONES

Ponemos a cocer la leche desnatada en una olla junto con la corteza de limón.

Cuando el agua comience a hervir añadimos el arroz poco a poco y lo removemos.

Una vez hayamos añadido el arroz lo dejamos cociendo a fuego lento durante 15 minutos. Debemos controlar e ir moviendo el arroz para que no se pegue al fondo de la cazuela y así ayudar también a que suelte el almidón y nos ayude a dejar un arroz más cremoso.

Cuando esté hecho el arroz (debe quedar un pelín duro), lo retiramos del fuego y añadimos la stevia y lo dejamos reposar unos 10 minutos.

Ya sólo quedará emplatar en una taza o cuenco y terminamos espolvoreando un poco de canela molida por encima :)

INGREDIENTES