Seguro que todos conocéis los bizcochos de soletilla o vainillas. ¡Pues hoy los haremos sin azúcar! 😀

Por fin, señores, por fin tenemos receta para unos bizcochos de soletilla sin azúcar caseros. Sé que me lo habéis pedido muchas veces, sobre todo para hacer un tiramisú casero en condiciones o acompañar unas natillas, pero si no he puesto antes esta receta es porque no estaba contenta con el resultado. Hoy, después de haber probado 3 veces haciendo variaciones con las proporciones, por fin tengo la receta perfecta 🙂

Ya sabéis que si algo no me sale, no os lo enseño (para qué engañarnos, ¿no?). Por eso he tardado, pero yo creo que ha valido la pena.

Los bizcochos de soletilla son unas pastitas dulces, con una textura súper similar a la de un bizcocho, que se usan para acompañar un montón de postres o incluso comerlos solos. A mí me encanta comérmelos mojados en un buen chocolate caliente 😉

bizcochos de soletilla sin azucar - con chocolate

Según el lugar veréis que tienen nombres diferentes: en Inglaterra son Lady Fingers, en Argentina y Paraguay son vainillas, en Colombia lenguas, en México soletas… En casa (y en Cataluña) les llamamos melindros, y la verdad es que da igual cómo les llamemos, ¡lo importante es que son una delicia!

Soy consciente de que es complicado encontrarlos sin azúcar en el súper, así que por eso os va a venir tan bien esta receta, porque así no vais a tener excusa para preparar los postres que los lleven: ¡los podéis hacer caseros!

Para que la costrita de arriba quede perfecta, vais a necesitar hacer un poco de azúcar glass sin azúcar. Con nuestra receta lo tendréis listo en un periquete 😉

Son más fáciles de hacer de lo que podáis pensar (pero mucho más, vaya), pero aun así os dejo un vídeo para que veáis mejor el proceso paso a paso.

Información Nutricional

Cada bizcocho de soletilla tiene:

  • 43,17 kcal
  • 2,6gr HC

INSTRUCCIONES

Separamos las claras de las yemas en dos bols, y montamos las claras a punto de nieve junto con la stevia (o sucralosa, lo que le pongas).

Batimos las yemas en el bol que teníamos aparte (si quieres añadir algo de vainilla, ¡ahora es el momento!), y las agregamos a las claras con una espátula y movimientos envolventes, para que no se bajen. Es muy importante que hagamos bien estos movimientos para conseguir que la masa quede bien esponjosa.

Vamos añadiendo la harina poco a poco, tamizándola e integrándola con los movimientos envolventes que os comentaba.

Una vez tengamos una masa fina y homogénea, la colocamos en una manga con boquilla redonda.

Cubrimos la bandeja del horno con papel de horno (papel manteca) y vamos formando los bizcochos de soletilla, haciendo como churritos de unos 10cm de largo (o como más os gusten).

Cubrimos con azúcar glass sin azúcar, un par de veces. Horneamos unos 10min a 180º, con el horno previamente precalentado. Como se tarda poco en preparar, puedes ir encendiéndolo cuando empieces.

Dejamos enfriar sobre una rejilla, ¡y listos! Ya puedes comerlos o usarlos en el postre que más te guste :)

INGREDIENTES