¡Hola dulces amigos!

A todos nos gusta desayunar unas deliciosas tostadas con un poco de mermelada, y si es casera, ¡todavía más!

Hoy vamos a preparar una deliciosa receta de mermelada de melocotón sin azúcar! 😀

Podemos aprovechar la temporada de melocotones para hacer mermelada casera ya que es muy saludable y deliciosa. Una mermelada casera sin azúcar es mucho más sana que cualquier mermelada light industrial que podamos comprar en los supermercados. El inconveniente de no hacerla con azúcar es que aun conservada al vacío se debe consumir en un plazo de un mes, pero podemos hacer que aguante más si la conservamos en la nevera o en el congelador.

Se puede congelar en recipientes de plástico o tarros de cristal que queden totalmente herméticos y cerrados. Sean cuales sean, no se deben de llenar hasta arriba, hay que dejar un espacio de 2 o 3 dedos porque al congelarse la mermelada se puede dilatar.

La ventaja de hacer mermelada de melocotón es que el melocotón es una fruta pectina, es decir, es la responsable de que la mermelada espese al enfriar y quede más compacta.

Con estas cantidades, nos salen tres tarros de mermelada.
Esta mermelada se puede utilizar para un montón de postres y combinaciones como tartas, bizcochos, con queso fresco etc.
Si os gusta, a lo mejor también os interesa esta receta de mermelada de naranja sin azúcar 🙂
Recordad compartir la receta con vuestros amigos!
¡Hasta la próxima! 😀

INSTRUCCIONES

Pelamos los melocotones, les quitamos el hueso y  los troceamos

Colocamos en una cazuela  los melocotones preparados juntamente con los 200ml de agua.

Lo ponemos a fuego medio durante 20 minutos. Mientras se está haciendo vamos removiéndolo para facilitar que el melocotón se ablande.

Diluimos el agar agar con un poco de agua y lo colocamos en la cazuela.

Lo removemos durante 5 minutos y agregamos la stevia.

Seguimos removiendo y pasados los 30-35 minutos ya podemos retirar la mermelada del fuego.

Una vez que haya terminado, si queremos podemos triturar la mermelada aún más.

Rellenamos los botes de cristal, dejamos enfríar y los guardamos en la nevera. Si no vamos a consumir la mermelada en un plazo de 10 días podemos guardar los tarros en el congelador, tomando la precaución que os hemos comentado antes.

INGREDIENTES