¡Houla amigous! Ejem, Ejem… perdonadme por mi acento pero ando haciendo una receta que es típicamente norteamericana y sin querer quizá se me haya notado algo, lo siento.  Hoy os quiero traer una receta muy buena, muy sabrosa y por cierto de estilo muy molón porque está de moda y cada vez más la podemos encontrar en muchas cafeterías.

Se trata de un carrot cake sin azúcar, o lo que es lo mismo, pastel de zanahoria sin azúcar. En cuanto a servirla, la podemos servir como postre, como merienda, ¡e incluso como desayuno para los más golosos de la casa!

Bien, no me enrollo más, os puedo decir lo típico de que “la zanahoria es buena para la vista…” ¡Vamos allá va!

Y ésta es la receta del Carrot Cake, Pastel de Zanahoria o Tarta de Zanahoria, un clásico americano como lo sería el Cheesecake neoyorkino o cualquiera de las demás recetas. Espero que os guste mucho la receta, su sabor y que sobre todo disfrutéis haciéndola.

Un último consejo que os quiero decir es: por favor, no tengáis prisa en comerla por que su sabor es mucho más bueno cuando se asienta y queda fría, además que si la guardamos en la nevera, su sabor también es realmente riquísimo. Os lo aseguro.

Un abrazo muy grande y ¡a disfrutar en la cocina!

¡Hasta la próxima!

INSTRUCCIONES

Primeramente de todo prepararemos un molde con un poquito de mantequilla y repartiremos una poca harina con la intención de que no se nos pegue. Encenderemos el horno y lo mantendremos a unos 180º para precalentarlo.

En segundo lugar, comenzaremos con las manos en la masa. Añadimos la mantequilla en un bol donde le añadiremos poco a poco los ingredientes. Primero añadimos la harina integral y amasamos con las manos. Seguidamente añadimos la pizquita de sal y la levadura y continuamos amasando. Para finalizar este paso añadimos las pasas picaditas, las almendras y las zanahorias rayadas. Y repito, se ha de amasar muy bien.

En el siguiente paso haremos lo siguiente. En otro bol, habremos batido los huevos, no con mucho esmero, y le añadimos los sobrecitos de Stevia. La mezcla anterior la abocamos en la masa uniforme que hemos creado a partir de la mantequilla y tomaremos de nuevo la iniciativa de amasar. ¡Que vivan las manualidades!

El último paso que nos queda ya es meter toda nuestra mezcla en el molde con la intención de hornearlo unos 40 minutos aproximadamente con el horno entre 180-190 grados. Lo sacamos y lo dejamos enfriar. En cuanto al último paso, los 40 minutos son orientativos. Os recomiendo que vayáis comprobando como esta mediante un tenedor o cualquier utensilio para este fin.

INGREDIENTES