Como ya sabemos, dejar de consumir azúcar no implica privarse para siempre de los pasteles, tartas o mousse. Existen alternativas igual de ricas y sabrosas, pero más saludables. Hoy haremos un maravilloso postre tropical, una mousse de maracuyá sin azúcar.

El maracuyá, mas conocida como la fruta de la pasión, es muy rica en antioxidantes, vitaminas, minerales y fibra, también contiene vitaminas A y C, potasio, magnesio, fósforo y  hierro, que combinados con la vitamina C ayuda a que sean mejor absorbidos por el cuerpo.

También es una fruta  baja en calorías, ya que 100 grs. de la fruta contienen apenas 97 calorías. Estos nutrientes nos permiten tener un mejor estado de salud, y además contiene mucha fibra, lo que ayuda a reducir los niveles de colesterol y prevenir los problemas de intestinos. Realmente es una fruta que vale la pena incorporar en nuestra dieta aunque sea una fruta exótica porque es muy saludable.

Sabemos que no es muy fácil encontrar esta fruta, pero poco a poco está dejando ser un fruta rara y se hace más popular, por ejemplo, si vives en Barcelona la puedes comprar en el conocido mercado de la Boqueria, y en otras ciudades seguro que la encuentras en fruterías especializadas. Sino, siempre puedes preguntar en tu frutería habitual, y seguro que te ayudan.

¡Vamos con la receta!

Truquillos

Puedes poner las semillas con un poco de gelatina encima de la mousse, le dan un toque original a la presentación del postre.

¡Pruébalo, vale la pena! 😛

INSTRUCCIONES

Poner la pulpa de los maracuyás con una taza de agua en la batidora, y batir ligeramente para no triturar las semillas, luego pasamos el zumo por el colador y separamos el zumo de las semillas.

En otro recipiente, mezclamos la gelatina con el resto de agua pre calentada, esperamos a que se derrita y mezclamos con el zumo de maracuyá. Agregamos también la leche bien batida, la leche en polvo y la mitad del edulcorante (stevia). Ponemos esta mezcla en la nevera.

En la batidora, batir las claras a punto de nieve,  hasta que queden bien firmes, luego mezclamos el resto del edulcorante que nos queda (la mitad), el yogur desnatado y luego la crema de maracuyá que hemos reservado en la nevera.

Cuando empiece a quedar firme, ponemos la mezcla en pequeñas tazas o recipientes pequeños,  y lo dejamos en la nevera para que esté fresquito, hasta que nos lo queramos comer.

INGREDIENTES