¡Se acerca el veranito, y con éste el calor!

Es por eso que nos apetece probar sabores nuevos, cosas frescas y ligeras, pero a la vez muy sabrosas, y aptas para diabéticos. Ésta es una de aquellas recetas fáciles de hacer, sencilla, sin azúcares añadidos, que reúne la esencia del verano y que se puede consumir como desayuno, postre, almuerzo, merienda o como sustituto de un refresco en una tarde calurosa de verano. Además, al estar hecha básicamente de frutas cítricas, es buena para los diabéticos (aquí ya os explicamos la relación de los diabéticos con las frutas cítricas).

Bueno, ¡pues allá vamos con ella!

INSTRUCCIONES

El primer paso es, con la ayuda de un cuchillo, trocear las fresas, partiendo cada fresa en unos dos o tres trozos. Con los limones hacemos lo mismo, separamos los gajos y los dividimos en dos, sin piel. Introducimos la mezcla en el congelador y la dejamos hasta que se congele bien.

Ahora obtenemos el zumo de las naranjas mediante un exprimidor.

Una vez exprimidas, cogemos los limones y las fresas congeladas, las introducimos en un recipiente junto al zumo y lo batimos todo con una batidora.

Una vez batido todo, rayamos las pieles de los limones y las naranjas según nuestro gusto y volvemos a batir.

Y finalmente nos quedaría servir este delicioso Smoothie, ¡y a disfrutarlo!

INGREDIENTES