¡Hola a todos!

Hace unos días mi papi cumplió 50 años, y como sé que la tarta de queso es su postre favorito, le preparé una tarta de queso y fresas sin azúcar al horno. Es una combinación riquísima, y a todos los invitados a su fiesta de cumpleaños sorpresa les gustó mucho.

Cabe decir que mi padre tiene diabetes (insulinodependiente) y pudo disfrutar perfectamente de esta tarta ;)Es verdad que hay tartas de queso sin horno (al microondas) que pueden parecer más sencillas de preparar, pero con ésta triunfas seguro porque vas controlando la tarta poco a poco y con cariño. La verdad es que puede parecer un tópico, pero cuando preparas tus recetas con amor quedan mucho mejor :)Puedes preparar esta tarta de queso al horno y luego añadir o no la parte de la confitura (por ejemplo si quieres ahorrar algo de tiempo), pero yo te recomiendo que la pongas porque es una delicia!

Si quieres hacer una tarta de queso casera riquísima, no te pierdas la receta! La verdad es que a mí me encanta cómo ha quedado, ¡estaba muy rica! Y encima light, no os quejaréis, ¿eh? 😉

Y si te ha gustado esta receta de tarta de queso y fresas sin azúcar, no seas egoísta y compártela con tus amigos, que seguro que también les gusta! 🙂

Información Nutricional

Cada ración tiene:

  • 297 kcal
  • 14,97 HC

INSTRUCCIONES

Precalentamos el horno a 170º.

Preparamos la base picando las galletas hasta que sean un polvito grueso. Puedes hacerlo con un mortero, con la picadora, o con el truco que te enseño hoy: metes las galletas en una bolsa para congelados (de estas que tienen cierre con zip), la cierras bien y le pasas un rodillo de amasar por encima hasta que estén bien picadas.

Vertemos las galletas desmenuzadas en un bol, y las mezclamos con la mantequilla fundida con la ayuda de una lengua de gato.

Colocamos esta pasta en el fondo de un molde redondo, de estos que se desmoldan a través de una apertura en el lateral, presionando un poco con la lengua de gato y asegurándonos de que es igual de alta por todo el molde.4. Preparamos el relleno mezclando el queso, los yogures, los huevos, el edulcorante, y la vainilla. Yo normalmente uso stevia, pero en esta ocasión he usado sucralosa de la marxa Huxol y la verdad es que queda muy bien (es apta para diabéticos y se puede hornear perfectamente), tiene un sabor más parecido al azúcar que la stevia. Ponemos todos los ingredientes en un bol, y batimos con la batidora eléctrica. Cuantas más burbujitas consigas mejor, porque más cremosa y parecida a una mousse estará la tarta.

Cuando esté bien mezclado, vertimos el relleno con cuidado sobre las galletas (compáctalas bien que sino se desmontarán cuando viertas el relleno).6. Horneamos a 165º durante unos 50 minutos. Depende del horno y de la temperatura (yo lo he hecho a fuego bajo porque lo he hecho con cariño y sin prisa para que quedara mejor, también puedes ponerlo a 180º durante 35-40min y también sale), verás que la tarta está lista cuando la superfície quede dorada como en la foto (dorada, no quemada!), vé vigilando con cariño :)

Sacamos del horno y mientras se enfría un poco preparamos la confitura, mezclando en un cazo a fuego medio la mermelada con un chorrito de agua. Vamos removiendo, y cuando se absorba el agua le vamos echando un poquito más, así a fuego medio-bajo durante unos 10 minutos. Añadimos la gelatina, y seguimos removiendo. Cuando esté completamente líquida, sin grumos, la retiramos del fuego y dejamos enfriar unos 15 minutos.

Vertemos con cuidado la confitura de fresas encima de la tarta de queso, colocamos las fresas para decorar lavadas y cortadas por la mitad, y guardamos la tarta en la nevera durante por lo menos 3 horas para que se asiente bien el relleno.

Desmoldamos con cuidadito, ¡y listo!

INGREDIENTES