¡Muy buenas, dulces amigos!

Para los que me pedís siempre tartas fáciles, la de hoy os va a encantar: una deliciosa tarta de mascarpone y chocolate blanco sin azúcar. ¿A que tiene una pinta de vicio? ¡Pues esperad a probarla!

Me gusta mucho esta tarta por dos cosas: el sabor y la textura. El sabor es súper suave y agradable. Los postres que llevan chocolate blanco normalmente hinchan mucho y son empalagosos, pero gracias al queso y la nata el sabor del chocolate blanco se suaviza y queda la mar de rico.

La textura es una pasada, y lo mejor de todo es que con este truquillo la podréis tener como más os guste:

  • Si quieres que tenga textura de mousse, bate mucho, aireando, con la batidora eléctrica. Cuantas más burbujitas salgan, mejor, ¡más mousse será!
  • Si quieres que la textura sea cremosa, bate pero no mucho, lo justo para que esté todo bien integrado, así se quedará compacta y cremosa.

Además, las tartas así facilitas como esta tarta de mascarpone y chocolate blanco vienen muy bien cuando queremos sacar un postre rápido para unas cuantas personas y no tenemos tiempo de liarnos en la cocina, porque se hace en un plis plas (la preparación como mucho lleva 30 minutos), aunque eso sí, hay que dejarla enfriar unas 2-3 horas para que cuaje bien.

Aquí tenéis también la receta en vídeo, donde se ve el procedimiento muy claramente:

 

Información Nutricional

Cada ración de esta tarta de mascarpone y chocolate blanco sin azúcar tiene:

  • 121,55 kcal
  • 9,78gr HC

INSTRUCCIONES

Machacamos las galletas hasta que sean polvo (yo lo hago con el rodillo de amasar, pero muedes usar un mortero o la picadora). Fundimos la mantequilla en 30s al microondas, y la añadimos a las galletas, mezclando bien hasta conseguir una pasta. Añadimos una cucharada de chocolate en polvo, y volvemos a mezclar.

Cubrimos el fondo de un molde redondo con esta masa de galleta, repartiéndola bien por igual en todo el molde con la ayuda de una espátula o lengua de gato, aplanando. Reservamos.

En un cazo, ponemos la nata líquida a fuego medio-alto. Cuando empiece a hervir, bajamos el fuego y añadimos el chocolate blanco troceado. Removemos sin parar hasta que quede una crema homogénea, sin grumitos. Es muy importante que no paremos de remover porque el chocolate blanco se puede pegar e incluso quemar. Añadimos las hojas de gelatina previamente hidratadas (o gelatina en polvo), y volvemos a remover.

En un bol, vertemos esta mezcla de chocolate blanco. Añadimos el queso mascarpone y batimos con la batidora. Como decía antes, ¡tú eliges la textura que quieres que tenga! :)

Una vez bien batido, vertemos la mezcla en el molde sobre la base de galleta. Dejamos enfriar en la nevera durante unas 2-3h, para que la gelatina cuaje bien. A veces con menos basta, pero así aseguras.

Desmoldamos con cuidado, decoramos con frambuesas (o lo que prefieras), ¡y listo!

tarta de mascarpone y chocolate blanco sin azucar - porcion

INGREDIENTES