La receta de hoy es un bizcocho de plátano y nueces integral y sin azúcar. Es saludable, muy nutritivo, ¡y está riquísimo! Sigue leyendo y te cuento cómo hacerlo 😉

Así como otros bizcochos quedan más secos, como el genovés por ejemplo, este bizcocho de plátano y nueces es muy jugoso. La textura es más húmeda que con ese tipo de bizcochos, a mí personalmente me gustan más así (y los secos los acabo mojando con mermelada o almíbar), pero va a gustos 🙂

La combinación del plátano con las nueces me encanta, y más en una receta como esta en la que la base es jugosita y añadimos el toque crujiente con las nueces. ¡Queda súper rico!

La harina que he usado en esta ocasión es de espelta, integral, con un alto contenido en fibra (8,4gr por cada 100). Podéis usar la harina que más os guste, pero las medidas que os doy son para harinas integrales: de avena, de centeno, de trigo, de soja… Si usáis harina refinada (no recomendado), será un poquito más de cantidad.

¿Cuáles son las mejores harinas para diabéticos?

Yo para los bizcochos me estoy acostumbrando mucho a usar la harina de espelta integral porque la venden cada vez en más sitios, me gusta su sabor y la podemos encontrar con una textura muy fina. Hay otras harinas integrales que, dependiendo de la marca, tienen las trazas muy grandes y eso entorpece al hacer masas, pero esta es muy finita.

TRUCO: Si la harina que tienes tiene trazas grandes, puedes picarla con la picadora de hielo para hacerla más fina 🙂

En realidad ya os digo, podéis usar la harina que más os guste, esto lo escoge cada uno 🙂

Recordad controlar las raciones, a continuación os doy toda la info nutricional para que podáis incluirlo sin problemas en vuestra dieta. ¡Espero que os guste la receta!

Información Nutricional

Cada ración de 55gr de este bizcocho de plátano sin azúcar contiene:

  • 134,21 kcal
  • 10,56gr HC

Una ración de bizcocho de plátano y nueces equivale a una ración de HC (10gr), que hay que tener en cuenta cuando pensemos en las raciones diarias.

La harina de espelta integral tiene una alta cantidad de fibra, lo que nos ayudará a evitar picos de glucosa en sangre, ya que la fibra hace que los hidratos de carbono se absorban más lentamente. También es rica en hierro, fósforo y potasio, ¡muy nutritiva!

Los plátanos también son un alimento muy nutritivo, ricos en magnesio y potasio, que ayudan a prevenir los calambres (en caso de deportistas), y están indicados en caso de hipertensión.

El plátano es, además, una fruta rica en hidratos de carbono, sobre todo almidón. A medida que el plátano madura, este almidón se convierte en azúcares sencillos como sacarosa, glucosa y fructosa. Es decir, que los plátanos verdes tienen menos azúcares que los más maduros.

A pesar de que muchas personas lo crean (debido a su contenido en hidratos de carbono), el plátano no está contraindicado en diabéticos porque los azúcares que contiene se absorben lentamente, sin provocar una subida rápida de los niveles de glucosa en sangre. De todas formas, recomendamos intentar priorizar su consumo por la mañana o al mediodía para poder quemar estos hidratos con nuestra actividad diaria.

INSTRUCCIONES

Pelamos, troceamos los plátanos, y hacemos puré con ellos chafándolos con un tenedor. Si están muy verdes te costará más, en ese caso puedes usar la batidora (pero en principio no te hará falta).

Separamos las yemas de las claras en cuencos distintos. Añadimos el puré de plátano en el cuenco de las yemas, junto con la leche, la mantequilla fundida (atemperada), y la stevia. Batimos bien.

Añadimos poco a poco la harina tamizada junto con la levadura, en 2-3 veces, hasta que esté bien integrado y no haya grumos. Nos quedará una masa bastante espesa, pero manejable.

Montamos las claras a punto de nieve, y las añadimos con movimientos envolventes (con la ayuda de una espátula o lengua de gato) a la mezcla anterior.

Por último, añadimos las nueces troceadas y las mezclamos con la lengua de gato, para que se repartan por toda la masa por igual.

Vertemos la mezcla en un molde previamente engrasado, y decoramos con alguna nuez por encima.

Con el horno previamente precalentado, horneamos nuestro bizcocho de plátano y nueces sin azúcar durante unos 35min a 180º, o hasta que le clavemos un palillo y salga limpio (dependerá del molde y del horno). No os recomiendo abrir el horno antes de los 30min porque puede bajar y se quedaría como un mazacote, el mío en un molde rectangular con 35min estaba perfecto.

Dejamos enfriar, desmoldamos, ¡y listo!

Valoración de la receta

( Aún sin Valorar )

INGREDIENTES