Hoy vamos a ver cómo preparar un delicioso bizcocho de plátano sin azúcar, integral y apto para diabéticos. Veréis que es muy fácil y que el resultado es súper bueno 🙂

Cuando hacemos bizcochos con frutas, como el de manzana, conseguimos una textura más jugosa que sin ellas. Es decir, que si no te apasionan los bizcochos porque a veces quedan un poquito secos, estos son los tuyos. ¡Jugoso y esponjoso!

Eso sí, hay que hacerlos con cariño, montar las claras bien, y esperar el tiempo de reposado, para evitar que nos quede un mazacote. Al final, con un poco de práctica, cogiéndole el punto a vuestro horno y a cómo os gusta el bizcocho, veréis que es súper fácil disfrutar de algo como este bizcocho de plátano cuando queráis 🙂

A mí me encantan con el desayuno, y junto con un vaso de leche tendréis un desayuno súper completo, con cereales integrales, fruta y lácteos. En serio, a nivel nutricional es una maravilla. Y que el plátano sea una fruta rica en azúcares naturales, no quiere decir que esté automáticamente prohibido, eso es un falso mito. En la información Nutricional podéis leer más 😉

Yo en esta ocasión he usado harina de espelta integral, pero podéis usar la que más os guste. Aquí tenéis la receta!

Cada ración de 55gr de este bizcocho de plátano sin azúcar contiene:

  • 114,26 kcal
  • 10,55gr HC

Una ración de bizcocho equivale a una ración de HC (10gr), a tener en cuenta en la cuenta de raciones diarias.

La harina de espelta integral tiene una alta cantidad de fibra (8,4gr por cada 100gr), lo que ayuda a evitar picos de glucosa en sangre, al hacer que los hidratos de carbono se absorban más lentamente. También es rica en hierro, fósforo y potasio, lo que la convierten en una buena harina para usar en nuestros postres.

Los plátanos son un alimento muy nutritivo, ricos en magnesio y potasio, que ayudan a prevenir los calambres (en caso dedeportistas), y están indicados en caso de hipertensión.

El plátano es, además, una fruta rica en hidratos de carbono, sobre todo almidón. A medida que el plátano madura, este almidón se convierte en azúcares sencillos como sacarosa, glucosa y fructosa. Es decir, que los plátanos verdes tienen menos azúcares que los más maduros. No obstante, el plátano no está contraindicado en diabéticos, a pesar de su contenido en hidratos de carbono, porque los azúcares que contiene se absorben lentamente, sin provocar una subida rápida de los niveles de glucosa en sangre.

Aun así, recomendamos intentar priorizar su consumo por la mañana o al mediodía, ya que tendremos todo el día para quemarlos.

INSTRUCCIONES

Pelamos y troceamos los plátanos, y hacemos puré chafándolos con un tenedor.

Separamos las yemas de las claras. Añadimos al puré de plátano las yemas, la leche, la mantequilla fundida, y la stevia. Batimos bien.

Añadimos poco a poco la harina tamizada junto con la levadura, hasta que esté bien integrado y no haya grumos.

Montamos las claras a punto de nieve, y las añadimos con movimientos envolventes (con la ayuda de una espátula o lengua de gato)

Precalentamos el horno a 180º durante 10 minutos. Vertemos la mezcla en un molde previamente engrasado, y decoramos con alguna rodaja de plátano por encima.

Horneamos durante 35min a 180º, o hasta que al clavar un palillo éste salga limpio. Hay que pillarle el truco a nuestro horno, cada horno es diferente y es complicado dar tiempos exactos, así que vigila el bizcocho a partir de la media hora ;)

Dejamos enfriar, desmoldamos, ¡y listo!

Valoración de la receta

( 2 Votos )

INGREDIENTES