Si te gustan las mermeladas, la mermelada de moras sin azúcar de hoy te va a encantar. Facilísima de preparar, con un sabor intenso y saludable.

Este mes ha sido un poco especial en el Asaltablogs, acabamos la temporada, sumamos puntos de todos los asaltos (todas las recetas que hacemos cada mes), y sale un ganador. Pero esta temporada… ¡ha habido 3 ganadoras! Como voy algo escasa de tiempo, de momento he robado esta mermelada a Catina, de La cocina de Catina. ¡Y qué rica ha quedado!

Las mermeladas van genial para desayunar con tostadas (integrales o de centeno, por favor), como relleno para nuestros postres, para poner entre las capas de un pastel, o incluso para acompañar platos salados como pollo o queso. Además, son una opción buenísima para comer fruta.

Mermelada de moras sin azucar con tostadas

¿Te imaginas una tarta Sacher con mermelada de moras en lugar de la clásica de albaricoque? ¡Seguro que queda genial! Las moras y el chocolate combinan muy bien, sería una tarta riquísima.

Esta mermelada de moras es muy exótica y está buenísima. La versión de Catina era azucarada, yo obviamente he hecho mermelada de moras sin azúcar por cuestiones obvias. Además, lleva un toque cítrico que es opcional, con zumo de limón. Esta vez se lo he puesto, y me gusta, pero personalmente prefiero el sabor intacto de las moras, que ya de por sí es algo ácido y sin azúcar no se rectifica igual. Eso ya lo dejo a vuestro gusto 🙂

Receta de mermelada de moras sin azucar

Como las moras salen caras, en casa somos solo 2 y siempre tengo más mermeladas en danza, he hecho poca cantidad, me ha dado para un bote pequeño de unos 350gr. Si queréis más, solo tenéis que multiplicar cantidades por 2, por 4…

Si guardáis esta mermelada de moras sin azúcar en botes esterilizados, al baño maría cerrados al vacío, os puede durar perfectamente varias semanas (4-6) en la nevera. En el congelador, hasta 3 o 4 meses. De todas formas, yo siempre prefiero hacer menos cantidad y tenerla más fresca, sobre todo porque hago muchas y así voy variando. De nuevo, es vuestra elección 😉

Espero que os guste tanto como ha gustado en casa! Y ya me contaréis cómo os coméis vosotros la mermelada 🙂

INSTRUCCIONES

Ponemos las moras con el zumo y la sucralosa en una bolsa de congelados, la cerramos y la meneamos un poco, sacudiendo con cuidado, para que se mezcle todo bien. Dejamos macerar unas horas (2-3, o incluso toda la noche si te es más cómodo).

Vaciamos la bolsa en un cazo a fuego medio y cocinamos con cariño, removiendo de vez en cuando para que no se pegue. Entre el agua de las moras y el zumo no debería pasar, pero si por lo que sea se te queda seco, añade una cucharada de agua.

Seguiremos cocinando, removiendo y chafando un poquito durante una hora más o menos. La idea es hacerla con cariño y lentamente, es como mejor quedan las mermeladas. Yo la dejo al fuego, me pongo a hacer cosas por casa, y de vez en cuando voy a la cocina a remover y controlar que haga chup chup sin quemarse. Si quieres acelerar el proceso, puedes añadir una pizca de agar agar o gelatina neutra en polvo (una pizquita pequeña, un pellizco).

Cuando la mermelada tenga la textura ideal, espesa pero untable, apartamos el cazo del fuego y dejamos enfriar unos 20min. Si quieres que quede más fina, puedes pasarla por la batidora eléctrica. Yo le doy un par de toques, me gusta encontrarme algún tropezón pequeño y si reduces bien ya casi no hace ni falta batirla.

Transcurrido este tiempo, rellenamos el bote (o los botes), lo cocemos al baño maría y lo cerramos para hacer el vacío y que dure más (esto es opcional, también puedes comértela en las próximas semanas y no hace falta hacer esto).

Untamos o servimos como más nos guste, ¡y listo!

Mermelada de moras sin azucar para diabeticos

Valoración de la receta

( 1 Voto )

INGREDIENTES