Hoy os traigo una opción deliciosa para un rico y nutritivo desayuno, la mermelada de naranja sin azúcar, ideal para comer con tostaditas o como relleno en algún otro postre.

La mermelada es una conserva de fruta cocida en azúcar, pero en este caso obviamente la haremos sin, con edulcorante. Yo para las mermeladas normalmente uso stevia o sucralosa en polvo, pero también podéis usarla líquida (o el edulcorante que más os guste).

Hacer tu propia mermelada de naranja sin azúcar y apta para diabéticos es de lo más sencillo, lleva algo de paciencia pero es rematadamente fácil 🙂

Además, os dejo la sugerencia de nuestra amiga Pepa, que nos dice que ella ha aromatizado esta mermelada con un poco de canela. Es muy buena idea, ¡seguro que está deliciosa! Hay que atreverse y darle ése toque personal a las recetas 😉

A mí personalmente me gusta mucho la combinación de naranja y jengibre, así que alguna vez le he puesto un poquito a la mermelada de naranja. También podéis poner nuez moscada, alguna otra fruta (un toque de frambuesas, por ejemplo), o lo que más os guste.

En cuanto a la preparación, todas las mermeladas tienen la misma base: poner la fruta a fuego lento para que vaya reduciendo, se evapore el agua y se haga la mermelada. Lo importante es tener paciencia y no subir el fuego, para que no se pegue la fruta en el fondo del cazo.

Luego hay cosillas que iréis aprendiendo con la práctica, como ajustar el sabor (recordad siempre probar la mermelada en el cazo, por si hay que rectificar de dulzor o lo que sea) y la textura.

  • Si prefieres una mermelada fina, puedes darle unos golpes de turmix
  • Si la quieres más natural, puedes incluso dejar algunos tropezones enteros de fruta (yo la suelo hacer así)

Además, esta mermelada de naranja sin azúcar se ha convertido en una de nuestras recetas de postres para diabéticos más populares. Adivinad por qué 😛

Información Nutricional

Esta receta da para 1 bote de mermelada y raciones de 40gr cada una.

Cada ración contiene:

  • 134,8kcal
  • 1,36HC

INSTRUCCIONES

Empezamos lavando y pelando las naranjas (reservamos la piel para un uso posterior). Es importante que quitemos toda la parte blanca, las fibritas, para que no nos quede muy amarga (a no ser que te guste amarga y quieras conservar toda la fibra de la fruta). Las troceamos y las ponemos en el cazo donde cocinaremos la mermelada de naranja casera.

Ahora, cortamos  la corteza a tiritas, las incorporamos en el cazo y las ponemos a fuego suave durante 40 minutos.

Mezclamos todo, con el edulcorante y el zumo de limón (sin retirar del fuego), y dejamos que la mermelada se cocine durante otros 10 minutos o hasta que veamos que nuestra confitura casera empieza a adquirir una textura más espesa.

Removemos nuestra confitura de naranja cada cierto tiempo con una cuchara de madera hasta que tenga la textura que nos guste. Cuanto más tiempo la dejemos, más reducirá y más espesa será. Si ves que ha espesado demasiado y aún no tiene esa textura cremosa de una mermelada, añade un poquito de agua y sigues removiendo.

Apartamos la mermelada de naranja del fuego, y dejamos enfriar durante 10 minutos.

Para que quede más rico aún podemos complementarla con otros alimentos sanos como el yogur sin azúcar o queso crema light.

Mermelada de naranjas amargas sin azucar

Valoración de la receta

( 1 Voto )

INGREDIENTES