Receta de panna cotta de frambuesa sin azúcar

769

Hoy os traigo una receta que roba el protagonismo en cualquier mesa y que, además, es un auténtico deleite para los sentidos: panna cotta de frambuesa.

¡Imaginad la suavidad sedosa de la panna cotta combinada con la explosión de sabor de las frambuesas frescas! Pues sí, eso tenemos hoy. Esta creación es como una sinfonía de placer que transformará cualquier comida en una experiencia gourmet.

La panna cotta: una delicia con historia italiana

La panna cotta, con sus raíces italianas que significan «nata cocida», es una delicia láctea que ha conquistado los corazones de los amantes de los postres en todo el mundo. Pero hoy, daremos un giro encantador a esta clásica receta al incorporar la vibrante y jugosa frambuesa. La panna cotta de frambuesa no solo es un espectáculo visual con su tono rosa encantador, sino que también eleva el perfil de sabor a nuevas alturas.

Panna cotta de frambuesa

La idea de fusionar su dulzura natural con la suavidad de la panna cotta fue como un destello de genialidad en mi mente golosa. Mi postre favorito, con mi fruta favorita. ¡Si es que sólo podía salir genial! 🤭

Ver más recetas con frambuesas

Además, la panna cotta de frambuesa es un postre súper versátil. Puede ser el toque final ideal para una cena elegante, pero también es la elección perfecta para un capricho en solitario o para sorprender a vuestros seres queridos en una tarde especial. Decorad con algunas frambuesas frescas o una ligera lluvia de menta, y tendréis un postre que no solo conquistará el paladar, sino también la vista.

Un postre bonito y sencillo, y una textura súper suave

La belleza de la panna cotta de frambuesa no sólo radica en su exquisito sabor y su bonito color rosa, sino también en su sencillez. Es una receta que se presta a la creatividad y permite a cualquier persona convertirse en un maestro de la elegancia en la cocina. Y no os preocupéis, si sois principiantes, ¡esta receta también es para vosotros, porque es súper fácil! Seamos todos chef por un día y llevemos la magia de la panna cotta de frambuesa a nuestros hogares.

Panna cotta de frambuesa sin azucar

Su textura es divinamente suave. Al probar cada cucharada, sentiréis cómo se derrite en la boca, liberando una explosión de sabores aterciopelados. La clave para lograr esta textura celestial está en la mezcla adecuada de gelatina y nata, un equilibrio perfecto que transforma la panna cotta en una experiencia gastronómica única.

Selección de frambuesas frescas: la clave del éxito

La elección de frambuesas frescas es clave para el éxito de esta receta. La textura jugosa y los matices ácidos de las frambuesas frescas se equilibran perfectamente con la rica cremosidad de la panna cotta. Además, el color vibrante de las frambuesas aporta un toque visual que convierte este postre en una verdadera obra maestra digna de cualquier ocasión especial.

Por eso, es súper importante que contemos con una buena materia prima, es decir, que escojamos buenas frambuesas.

Se puede preparar con frambuesas congeladas, pero no os lo recomiendo. Hay que secarlas muy bien para que no aporten humedad extra ni agua procedente de la descongelación, y además no tienen el mismo sabor. Así que, si podéis, escoged frambuesas frescas de calidad.

Además, os dejo un truqui: también podéis hacer panna cotta de fresas! Misma receta, cambiamos frambuesas por fresas, y listo 😜

Panna cotta de frambuesas o de fresas saludable y nutritiva

Tanto si escogemos frambuesas como si hacemos la panna cotta de fresas, este postre se trata de un dulce ligero y en una versión más saludable, ideal para acabar cualquier comida sin acabar súper hinchados.

Al cambiar la nata por leche evaporada, mantenemos un sabor muy similar pero reduciendo bastante las grasas. Además, sustituimos otra parte de nata por fruta, que tiene un alto contenido en agua, por lo que también contribuye a aligerar el conjunto.

Eso sí, obviamente siempre es mejor comer las frambuesas o fresas tal cual, ya que mantienen su fibra intacta, en las pepitas.

Un postre ideal para cualquier ocasión

La verdad es que esta panna cotta de frambuesa es un postre de 10:

  • Fácil de preparar
  • Muy rápido de hacer, listo en menos de media hora
  • Se puede preparar el día de antes y tenerlo listo en la nevera
  • Ligero, entra bien después de cualquier comida
  • Delicioso ♥

¡Espero que os guste tanto como a mí!

Receta de panna cotta de frambuesa sin azúcar

Raciones 5 personas
Tiempo de preparación 20 min
Tiempo de cocción 5 min

Ingredientes

  • 200 ml leche evaporada o nata para montar
  • 100 ml leche
  • 250 g frambuesas o fresas
  • 4 hojas de gelatina neutra
  • Edulcorante al gusto (yo 1 cucharada sucralosa)

Elaboración paso a paso

  • Primero, preparamos un puré con las frambuesas (o fresas), triturándolas con la batidora. Lo colamos para quitar todas las pepitas. Es un poco tedioso, pero necesario para obtener una textura suave.
  • Ponemos la gelatina en un bol pequeño con agua fría, para hidratarla.
  • En un cazo a fuego medio, ponemos la leche evaporada, la leche, el edulcorante y el puré de frambuesas. Mezclamos bien y calentamos.
  • Escurrimos la gelatina, que ya estará blandita, y la derretimos en el cazo con el resto de la mezcla. Removemos un par de minutos para que todo esté bien integrado.
  • Apartamos y dejamos atemperar unos minutos.
  • Repartimos la mezcla en flaneras y enfriamos en la nevera durante al menos 4 horas.
  • Desmoldamos con cuidado, ¡y listo!
Calorías: 68.7kcal

Información Nutricional

Ración: 110g | Calorías: 68.7kcal | Carbohidratos: 7.8g | Proteina: 4.2g | Grasa: 1.8g | Fibra: 2.3g

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración de la receta




Close
Copyright 2021 © Dulces Diabéticos. Todos los derechos reservados.
Close
Shopping Cart
0