En la receta de hoy os voy a enseñar a preparar seitán casero esponjoso, muy rico y muy fácil de hacer. La alternativa vegana a la carne para tus platos 🙂

Como ya sabéis (o como imaginaréis por las recetas del blog), soy vegetariana y no como carne. Ni pescado. Ni bicho, vaya. Entonces, en muchas de mis comidas incorporo el seitán como base del plato. Es verdad que sí que como lácteos y huevos, de los que obtengo proteínas, pero el seitán y la soja van genial también para esto. Y además, así varío un poquito 😉

Cuando eres vegetariano (o vegano), te vuelves creativo a la hora de conseguir proteínas. Las fuentes vegetales de proteínas más comunes son la soja, las legumbres, el seitán y el tofu. Aunque entre vosotros y yo, odio el tofu, no hay manera de que me lo coma, prefiero el seitán mil veces y me gusta de mil maneras distintas 😛

Así que nada, he pensado que, ya que me lo hago tanto, iba a preparar la receta de seitán para que lo podáis hacer en casa cuando queráis también vosotros.

¿Qué es el seitán?

El seitán es un producto hecho a base de gluten de trigo y agua, una masa compacta que se hierve y queda con una textura similar a la carne. Por eso, hay mucha gente que se refiere a él como «carne vegana«, «carne vegetal», o la alternativa vegana a la carne.

Receta de seitan casero

Es un alimento bastante típico en la cocina asiática y en la cocina vegetariana o vegana, por motivos obvios.

¿Cómo hacer seitán casero?

El seitán se puede comprar ya preparado en establecimientos especializados, como las tiendas bio, o en supermercados grandes tipo Carrefour. Lo encontraréis en la nevera, en la sección de productos veganos. Esto está muy bien para ahorrarnos el tiempo de prepararlo, pero es verdad que sale bastante caro para la cantidad que nos dan, y una vez abierto hay que consumirlo muy rápido porque se pone malo en nada. Entonces, ¿cómo hacer seitán casero, más económico que el comprado?

Lo primero que necesitaremos, entonces, es el gluten de trigo. Al mezclarlo con agua tibia, se aglutina (qué bien le queda esta palabra) y se hace una masa compacta y muy elástica en un momentito. Podéis encontrar gluten en cualquier herbolario o tiendas a granel, y también online (yo lo suelo comprar en Amazon).

El sabor final del seitán dependerá de cómo sea el agua donde lo vayamos a hervir, además de las especias que pongamos en la masa. Es decir, que cogerá el sabor de aquellas cosas que pongamos en el agua. Por ejemplo:

  • Caldo de verdura
  • Salsa de soja
  • Jengibre
  • Algas
  • Especias
  • Sazonadores en polvo (barbacoa, etc)

Yo suelo hacerlo con una pastillita de caldo de verduras, un poco de pimienta, y a veces algo de especias (curry, por ejemplo). Podéis ir variando también, como más os guste.

Trucos para conseguir el seitán casero perfecto

  • Es verdad que con las cantidades que os doy, da para un montón de seitán. Podéis hacer menos simplemente ajustando la cantidad de gluten y agua, que tiene que ser la misma. Por ejemplo, podéis hacer con 100gr de gluten y 100ml de agua.
  • Para que quede bien esponjoso, hay que amasar con cariño, como si estuviéramos haciendo pan. Sé que es difícil trabajar esta masa, pero vale la pena.
  • Si quieres que quede aún más esponjoso, déjalo levar 30min antes de hervirlo. Como si fuera pan.
  • Las especias son totalmente al gusto. Si no podéis tomar ajo o cebolla, usad las que más os gusten.
  • Le pongo pan rallado porque me parece que queda mejor la textura. También podéis usar la misma cantidad de harina normal, o directamente no ponerlo.
  • Yo he usado una pastilla de caldo de verduras porque es más rápido, pero obviamente si tienes caldo casero de verduras, pues mucho mejor.
  • Aunque se puede comer directamente después de hervirlo, os recomiendo saltear los filetes vuelta y vuelta, a la plancha con un chorrito de aceite. Lo mismo si lo vamos a comer troceado y mezclado con verduras, arroz, quinoa…
  • La salsa de soja le queda genial al seitán 😉
  • Si lo vas a guardar en la nevera, que sea en un recipiente de cristal cerrado herméticamente con un poco de caldo. Dura 3-4 días.
  • Se puede congelar, pero entonces escúrrelo bien.
  • Y por último, y esto es más para tu cocina… Como verás al prepararlo, el gluten y el trigo se aglutinan en medio segundo. Eso significa que, si te quedan restos de gluten en el bol y lo lavas directamente en la pica, ésta se tragará trozos compactos de gluten (y se te podría embozar). Es mejor retirar el polvito que quede en el bol con una servilleta, y lavarlo luego.

Información Nutricional

El seitán es un producto cuyas propiedades son básicamente las del gluten de trigo. Es bajo en hidratos de carbono y grasas, y alto en proteínas, con lo que es una muy buena opción no sólo para veganos/vegetarianos, sino también para personas con diabetes.

No obstante, a pesar de que las proteínas del gluten de trigo (y por tanto del seitán) son de alto valor nutricional, no tiene la misma capacidad para suministrar aminoácidos que tienen otras proteínas de origen animal o vegetal, como la leche, los guisantes o la soja, por lo que hay que combinarlos para que no tengamos ningún déficit de aminoácidos. Dieta variada y equilibrada, señores 😉

Con las cantidades que os doy, nos dará para 2 bloques grandes de seitán, con unos 6 filetes/rodajas de 80gr cada uno. Como orientación, os doy los valores nutricionales para un filete de 80gr:

  • 96,8kcal
  • 19,6gr proteínas
  • 2,8gr HC
  • 1,2gr grasas

Recordad obviamente sumar el resto de valores de la comida con la que lo acompañéis (verdura, por ejemplo) en el cálculo diario total.

INSTRUCCIONES

En un bol, mezclamos todos los ingredientes menos el agua y la pastillita de caldo (fácil, verdad).

Añadimos el agua templada poco a poco, mientras amasamos. Veréis que se forma la masa muy rápido.

Receta de seitan casero - 1

Amasamos como si fuera pan durante un par de minutos, hasta que veamos que está todo bien integrado homogéneamente.

Partimos la masa en 2 con un cuchillo y hacemos dos bolas, amasando un poquito más. Las bolas tendrán aproximadamente el tamaño de un puño cada una.

Receta de seitan casero - 2

Ponemos una olla grande con agua por la mitad a hervir (yo la he tenido a 8 de 9 en la vitro), y disolvemos la pastilla de caldo.

Echamos ambas bolas de seitán y cocinamos durante unos 50min, cuando se habrá dorado ligeramente. Pasado este tiempo, veréis por qué es importante usar una olla bien grande: cada bola de seitán flotará por la levadura y triplicará su tamaño.

Retiramos con cuidado, con una espumadera, y dejamos escurrir. Si lo vamos a guardar en la nevera unos días, lo haremos con un poco de caldo para que no se seque, y lo escurriremos cuando lo vayamos a usar.

Receta de seitan casero - 3

Cortamos en filetes y lo comemos como más nos guste: a la plancha, con verduras, troceado y mezclado con arroz... ¡y listo!

Cómo hacer seitán casero

Valoración de la receta

Aún sin Valorar

INGREDIENTES