La receta de hoy es una base que se usa en muchas tartas y postres: la masa quebrada. Veremos la receta tradicional, aunque la adaptaremos un poquito para hacerla integral, algo más saludable que la normal.

La masa quebrada o pasta brisa es un tipo de masa bastante quebradiza, que se rompe con facilidad. Tiene un punto crujiente que se pierde si se trabaja demasiado la masa, con lo que hay que manipularla lo justo.

Este tipo de masa es súper versátil, ya que se puede usar tanto para recetas dulces como para recetas saladas, lo único que hay que hacer es echar una pizquita de stevia o sal, en función de para qué la queramos. Podemos usar la masa quebrada para hacer:

No deja de ser una masa con base de harina, así que es una preparación con un índice glicémico alto. Lo bueno es que, al usar harina integral, tiene un alto contenido en fibra que ayuda a que absorbamos los hidratos de carbono más lentamente, evitando los picos de glucosa. Hay que moderar su consumo y hacerlo preferiblemente por la mañana/mediodía para tener todo el día para asimilarla mejor, pero podemos comerla perfectamente.

Trucos para cocinar la masa quebrada

Aquí os voy a dar algunos consejillos que a mí me han venido muy bien para tratar y saber cómo cocinar la masa quebrada, para que os salgan unas recetas de 10:

  • No amases de más, la masa se puede volver elástica y al cocinarla quedaría blanda en lugar de quebradiza/crujiente.
  • Para que no se hinche al cocinarla en el horno, tienes dos opciones:
    • Pinchar toda la base con un tenedor una vez esté puesta en el molde, cubrirla con papel de hornear y poner garbanzos encima del papel. Cuando acabes de hornear, puedes guardarte los garbanzos para otra vez. Este es el truco típico.
    • (Mi favorita). Después de poner la masa en el molde, la metes en el congelador durante unos 15min, mientras se va precalentando el horno, y luego la sacas del congelador y directa a hornear. Verás que no se hincha.
  • Para que no se te rompa al sacarla del molde, es más fácil darle la vuelta y dejar que caiga. Si la has rellenado (cosa normal con tartas y eso), puedes inclinar un poquito el molde, buscar un huequecito y separarla por ahí.

INSTRUCCIONES

Fundimos la mantequilla en el microondas, en golpes de 30s. Con uno y un poquito más debería servir. Dejamos atemperar.

Ponemos la mantequilla y el agua en un bol, y añadimos la harina tamizada poco a poco, amasando bien. Yo he usado harina integral de avena mezclada con harina integral de trigo, y las proceso para que se noten menos las trazas (así queda una masa más fina).

Estiramos la masa con un rodillo sobre una superficie que habremos empolvado con un poco de harina, hasta que quede bien fina.

tarta de crema y fresas sin azúcar- 1

Colocamos la masa en el molde que queramos usar, cortamos la masa sobrante, ¡y lista para usar!

Valoración de la receta

( Aún sin Valorar )

INGREDIENTES