Se acerca San Valentín, y qué mejor manera de celebrarlo que con un riquísimo red velvet cake sin azúcar, o lo que es lo mismo, un «bizcocho de terciopelo rojo» (ésa es la traducción, vaya).

Esta receta es típica americana, del sur de Estados Unidos, y hoy la vamos a adaptar para que las personas con diabetes la puedan disfrutar tranquilamente. Puede que veas este red velvet cake en otras páginas con más capas/pisos, una cobertura más gruesa y un color rojo más intenso; yo lo he hecho bajo para controlar los hidratos, y al utilizar harina integral el color rojo no es tan intenso. En realidad lo importante es que queda riquísimo y te lo puedes comer sin preocupaciones, controlando las raciones, claro 🙂

Receta de red velvet cake

Y bueno, os decía de hacerlo por San Valentín, pero está claro que lo podéis preparar durante todo el año, que siempre apetece.

Con las medidas que os doy, nos sale un pastel con 16 raciones para desayuno. De hecho, un desayuno compuesto por 1 ración de red velvet cake y un vaso de zumo es un desayuno súper bueno, porque combinamos vitaminas, los hidratos suficientes para pasar el día sin excedernos, lácteos y frutas. En serio, es un desayuno muy completo 🙂

El molde que yo he usado es de 20cm de diámetro (comprar en Amazon)

Siendo sincera, este red velvet cake sin azúcar ha sido un postre divertido de preparar, porque vas montando y decorando y el resultado es muy bonito 🙂

El bizcocho queda ligeramente húmedo, horneando con el horno encendido arriba y abajo sin ventilador, aunque como siempre, depende del horno. Si os queda algo más sequito tampoco pasa nada, porque con el queso batido se arregla todo ♥

Porcion de red velvet cake sin azucar

Yo normalmente lo corto en dos planchas, así tiene queso en el medio y en la parte de arriba. Esta vez me subió bastante y decidí hacer tres, con la misma cantidad de queso pero poniendo menos en cada capa. Eso al final a vuestro gusto, pero intentad no poner más queso para controlar bien las calorías. Ah, y el queso light, ¿eh?

Si queréis daros un caprichito u os gusta más, podéis hacer el relleno del red velvet cake con la mitad de queso crema (tipo philadelphia) y la mitad de queso mascarpone. También queda muy rico.

¡Espero que os guste, y que os animéis a prepararlo!

Información Nutricional

Por cada ración de 80gr de red velvet cake sin azúcar, hay:

  • 275,5 kcal
  • 9,4 gr HC

Equivale a una ración de hidratos de carbono. Es un postre bastante calórico, por lo que se recomienda su consumo ocasional, y siempre preferiblemente durante el desayuno.

INSTRUCCIONES

Encendemos el horno a 165º para que se vaya precalentando mientras preparamos la masa. En un bol, mezclamos con unas varillas todos los elementos líquidos menos la leche junto con la stevia. Es decir, ponemos los huevos, la mantequilla fundida, la vainilla, el aceite y la stevia, y batimos bien.

Añadimos los ingredientes secos tamizados: la harina, la levadura, el bicarbonato, el chocolate y la sal.

red velvet cake sin azucar- 1

Una vez tengamos una pasta homogénea, añadimos le leche y volvemos a mezclar.

red velvet cake sin azucar- 2

Añadimos el colorante, y mezclamos bien. Yo he usado un colorante líquido, pero la verdad es que creo que con uno en polvo quedaría más intenso (el problema estaba en que no tenía colorante en polvo a mano, que la verdad sea dicha, también es más caro).

Colocamos la masa en un molde circular desmoldable (con apertura lateral), bien engrasado, y horneamos entre 30-35min a 165º. Yo lo he tenido 32 minutos, hasta que he pinchado un palillo en el centro y ha salido limpio. Dejamos atemperar, desmoldamos y enfriamos sobre una rejilla.

red velvet cake sin azucar- 3

Mientras se enfría el bizcocho, prepararemos el frosting/relleno. Mezclamos en un bol el queso crema (tipo philadelphia) con la stevia o el edulcorante que prefiramos, con la ayuda de unas varillas. Añadimos la vainilla y volvemos a batir.

Cuando el bizcocho esté bien frío, montaremos el pastel (sino, espera hasta que se enfríe bien, y pon el frosting en la nevera mientras tanto). Con un cuchillo de sierra (de pan) cortamos el bizcocho por la mitad, haciendo dos capas. La parte de arriba, que queda un poco abombada, la quitamos cortando una capa muy finita, que desmigaremos.

Ponemos el relleno con una espátula sobre la base de bizcocho, colocamos el segundo piso y volvemos a poner la mezcla de quesos, que esta vez será el frosting. Puedes ayudarte de una espátula para cubrirlo bien, con cuidado de que se desmigue lo menos posible.

¿Recuerdas esa capa finita de bizcocho que hemos retirado y desmigado antes? Ahora lo espolvorearemos por encima del pastel, para que dé esa sensación de terciopelo.

¡Y listo! Lo mejor es que lo dejes enfriar un par de horas en la nevera, porque así el queso se asienta y queda mejor.

Red velvet cake

Valoración de la receta

Aún sin Valorar

INGREDIENTES