La receta de hoy es una deliciosa tarta con decoraciones incomestibles. Básicamente, una base de bizcocho con decoraciones elegantes y con un estilo propio.

Se aceptan un sinfín de variaciones, ya que en realidad lo importante de esta tarta es la decoración, y podéis decorarla como más os guste. Unas cucharas, pieles de patata, caramelos, cacahuetes con cáscara… ¡Todo vale! Me sugerían por aquí que pusiera cuchillas de afeitar, pero me ha parecido excesivo.

En mi tarta, como ejemplo, veréis que le he puesto una rosa hecha con piel de mandarina, flores, caramelos, y hasta un par de huesitos que le he robado a las perras.

A estas alturas estaréis pensando… «Noelia, se te ha ido la pinza, estás como una chota«. Pues… ¡feliz día de los Santos Inocentes! Como ya sabéis, el día 28 de diciembre es un día donde, en España, gastamos inocentadas a modo de broma (algo así como el April’s fools de Estados Unidos), pero sin pasarse, sin hacer daño a nadie. Esta tarta es claramente una broma, no hay quien se la coma (y me ha quedado un pareado).

Pero tiene un por qué. Me toca la nariz ver, cada vez más, recetas y elaboraciones tanto online como en programas, de televisión, en las que se incluyen decoraciones incomestibles. Escuché una vez de la boca de un conocido chef (Jordi Cruz, si mal no recuerdo), que en el plato solo hay que poner cosas que se puedan comer.

Una cosa es poner una hojita de perejil, que queda mona, o las plumas de pascua, o la figurita del roscón de Reyes, y otra poner un montón de cosas que hay que apartar antes de comer, que dificultan el disfrute del plato, que no aportan nada, etc. Por ejemplo, mirad estas magdalenas que he sacado de Canal Cocina: ¿el trozo de limón para qué es, para imitar al Fary en las comidas navideñas? Claramente, para comérselo así a palo seco no es…

magdalenas con limon incomestible-opt

Que queda muy cuqui, no os digo que no, pero prefiero las decoraciones ricas y comestibles. Por eso hoy, me he propuesto hacer una tarta de broma con cosas no comestibles, para que veáis que no porque algo esté en la cocina significa que lo podamos poner en cualquier postre. Personalmente, prefiero que se pueda comer.

Tampoco soy muy fan del fondant, que sí que es comestible, porque es puro azúcar. Quizás un día pruebo de hacerlo en una versión más nutritiva/saludable, a ver qué sale.

En cualquier caso, la tarta de broma de hoy no pretende ser nada mal rollero, ni me cae mal nadie, es simplemente eso, una bromilla 😉

Si os gustan las tartas de verdad y se os ha abierto el apetito, aquí tenéis todas las que hemos preparado:

Tartas y pasteles sin azúcar 100% comestibles

Y os dejo con la «receta», que paséis un buen día de los Santos Inocentes! 🙂

Información Nutricional

Cada porción de esta tarta de broma contiene:

  • 2,5gr de humor cariñoso
  • 1,67gr de reivindicación pacífica
  • 4,5gr de creatividad incomestible

Se recomienda no comer esta tarta. No tiene un gran sabor.

Nota: durante el desarrollo de esta receta no se ha maltratado a ningún bizcocho ni similares. La mandarina me la he comido, los cubiertos han sido lavados y devueltos al cajón, y con el bizcocho he hecho cake pops. Cendra se ha comido los huesitos.

INSTRUCCIONES

Cortamos el bizcocho (que ya tendremos preparado) en 3 planchas finas. Con cuidado, rellenamos el pastel con espuma de aire fresco entre capa y capa, montando una sobre otra.

Pelamos una mandarina, nos la comemos, y hacemos una flor con su piel. La colocamos en el bizcocho junto con otras decoraciones al gusto (importante que no sean comestibles).

Añadimos caramelos caducados, bien duros, para aportar un toque crujiente al pastel, ¡y listo! Felices Santos Inocentes ;)

Tarta del dia de los inocentes

Valoración de la receta

( 1 Voto )

INGREDIENTES